banner1

martes, 17 de abril de 2012

El Sol, La Luna Y los Planetas

El Sol
El Sol es el centro de nuestra sistema solar, y todos los planetas se mueven en órbitas elípticas alrededor de esta estrella fija que parece pasar cada día delante de la Tierra de Este a Oeste. A una distancia de aproximadamente 150 millones de kilometros, el Sol parece a nuestros ojos como un pequeño disco brillante en el firmamento, pero en realidad es enorme, ya que tiene un diámetro de 1,39 milliones de kilómetros y así es casi 700 veces más grande que todos los planetas juntos. Naturalmente, el Sol fue el principal cuerpo celeste observado por el hombre y, por lo tanto, ocupa un lugar importantísimo en todas las mitologías. El dios griego Apolo era la personificación del Sol y fue adorado como la fuente de la fuerza vital, iluminación y curación. En la astrología el emplazamiento del Sol revela la cualidad básica de nuestra conciencia. Es el factor central de nuestra personalidad, del mismo modo como el Sol es el centro de nuestra galaxia. Por esa razón, nos identificamos tanto con el signo solar. Si nuestro Sol está en Piscis, nos consideramos Piscis. Si está en Aries, pensamos que somos Aries. No cabe duda que el Sol es muy importante para el análisis astrológico, pero no debemos olvidar que es un solo factor entre muchos. Un Sol bien emplazado y aspectado otorga a su nativo alegría, confianza y buena salud. Tiene una afinidad natural con el signo Leo, el cual comparte muchas atributos con el Sol.

La Luna
La Luna se mueve alrededor de la Tierra en una órbita elíptica a una distancia promedia de 380.000 km. Tiene un diametro de 1.738 km, un cuarto de la Tierra, y es, por lo tanto, sólo un diminuto grano de polvo en el universo. La múltiples caras de la Luna, constantemente en cambio, han fascinado al hombre desde siempre, y su ciclo de transformación ha sido fuente de innumerables leyendas, mitos e historias. La Luna no tiene luz propia, sino refleja los rayos del Sol. Mientras que el Sol simboliza el principio masculino, la Luna simboliza el principio feminino. El Sol "transmite" energía, y la Luna la absorbe y asimila para luego abastecerla. El ciclo lunar dura en promedio unas 28 días y medio coincidiendo con el ciclo femenino; también influye en la marea de los mares, ya que el movimiento periódico y alternativo de ascenso y descenso de las aguas del mar se produce por la atracción del Sol y de la Luna. En la mitología griega, la diosas de la Luna tienen caras muy distintas. Algunas son caprichosas, oscuras y crueles, mientras otras son serenas, nutrientes y afectuosas. Se llaman Artemisa, Hécate y Selene. Incluso a la virgen María se le pintó sobre una luna creciente. Las diferentes fases de la lunación son significativas para la interpretación astrológica. Las personas nacidas en el período de la Luna Nueva poseen una alta capacidad de concentración, ya que las energías se dirigen hacia el interior, pero también son particularmente subjetivas y emotivas. La Luna Llena indica justo lo contrario: es un tiempo de crecimiento y de la extraversión; sus nativos destacan por su objetividad y conciencia clara. En el horóscopo, la Luna, relacionada con el signo Cáncer, representa la subconsciencia, los sentimientos, la fertilidad, la energía creativa, el hogar, la madre y la receptividad a los estados de ánimo de otras personas.

Los planetas

La astrología toma como su base la visión natural del hombre en la Tierra, según la cual el Sol se mueve alrededor de nuestro planeta azul. Debido esta visión geocéntrica del mundo —la Tierra como centro del universo— la interpretación astrológica incluye, aparte del Sol y de la Luna, los planetas Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón. Además, se interpretan Quirón, un pequeño planeta recien descubierto, situado entre Saturno, Urano, y los Nodos Lunares y Lilith, la Luna Negra, que no son cuerpos físicos, sino puntos astrológicos sensibles que se obtienen mediante ciertos cálculos.
Todos ellos simbolizan energías básicas que existen en todo ser humano, pero que se manifiestan de forma individual según sus posicionen en los signos y las casas. 
 
Mercurio
El planeta Mercurio tarda 88 días en completar su órbita alrededor del Sol. Se halla de él a una distancia promedia de 58 millones de kilómetros, y, con un diámetro de 2.400 km, es un 40% más pequeño que la Tierra. Debido a que nunca se aleja más de 28 grados del Sol, solamente puede formar en la carta astral una conjunción o un semisexil con el luminar mayor. En la mitología romana Mercurio (Hermes para los griegos) es el mensajero de los dioses facilitando la comunicación con lo espiritual. También es el ágil y astuto dios de los comerciantes, gracias a su habilidad de hablar y negociar, y de los ladrones, ya que le divierte engañar a los demás. En la astrología, Mercurio representa nuestra capacidad de comunicación y razonamiento, el intelecto analítico, el sentido comercial, el pensamiento práctico y la astucia. Como estrella matinal está relacionado con el signo Géminis, y como estrella del anochecer con el signo Virgo. 

Venus
El planeta Venus necesita aproximadamente 224 días para dar la vuelta al Sol, y, con sus 12.100 kilómetros de diámetro tiene casi el mismo tamaño que la Tierra. Venus es el planeta más brillante y es fácilmente visible sin la ayuda de un telescópio. Como Mercurio, es la estrella matinal y del anochecer, y no se aleja del Sol más que 48 grados. Por lo tanto, los únicos aspectos solares con Venus pueden ser la conjunción, el semisextil y la semicuadratura. La belleza resplandeciente de este cuerpo celeste hizo que Venus fuese adorada como la diosa de la belleza y del amor. Pero su encanto no solamente produjo armonía, sino que fue causa de la guerra de Troya. En la astrología, Venus representa todo lo bello y deseable. Su posición en la carta astral nos revela algo sobre nuestra necesidad de armonía, nuestra vida amorosa y nuestra capacidad de devoción. También las bellas artes y el canto, así como nuestro sentido de la estética, se relacionan con Venus, que representa el poder del hombre de dar, gracias a sus sentimientos, un valor y un sentido esencial a sus experiencias. Como estrella matinal, Venus perteneca al signo de Tauro, mientras que rige al signo Libra como la estrella del anochecer. 

Marte
La órbita de Marte alrededor del Sol tarda cerca de 687 días para completarse. Este planeta, con un diámetro de casi 6.800 kilómetros, mide la mitad de la Tierra y es conocido por su color rojo, relacionado desde siempre con el fuego y la sangre. Por consiguiente, Marte es el dios de la guerra en la mitología romana, famoso por su valor y su ánimo, que mueve a acometer resueltamente grandes empresas y a afrontar los peligros. Pero Marte en sí no es ni negativo ni positivo; simboliza nuestra energía que tiende a buscar la exteriorización, la expresión física (y psíquica) de nuestros deseos. Marte representa la fuerza iniciadora, el coraje, el entusiasmo, la ira y, también, el deseo sexual. Tiene una afinidad natural con el signo Aries y, junto con Plutón, con Escorpio. 

Júpiter
Júpiter necesita para completar su órbita alrededor del Sol casi 12 años y es el más grande de los planetas conocidos. Comparado con este gigante, cuyo diámetro mide casi 143.000 kilómetros, nuestra Tierra es un globo diminuto. Su tamaño y resplandor se reflejan en la mitilogía, donde Júpiter es el rey de los cielos, el padre de los dioses y de los hombres. Por lo general, Júpiter (Zeus para los griegos) es benéfico, pero también tiene cierta tendencia al orgullo, y es notorio por sus numerosas aventuras amorosas, para pesar de su esposa Hera. En la astrología, Júpiter representa la expansión en todos los planos, especialmente por medio de la búsqueda del conocimiento superior, la filosofía, religión y ética. Su posición en la carta astral muestra cómo podemos expandir nuestro horizonte de la mejor manera. Júpiter promete fortuna y crecimiento, aunque hay que vigilar la inclinación hacia los excesos, el dogma y la arrogancia. Se aviene con el signo Sagitario y, junto a Neptuno, con Piscis

Saturno
El planeta Saturno, con un diámetro de 120.000 km, sigue su órbita alrededor del Sol a una distancia de 1.427 millones de kilómetros, tardando unos 29 años para dar una vuelta completa. La mitología griega cuenta que Cronos (Saturno) primero castró a su padre Urano y luego devoró a sus propios hijos para evitar que pudiesen sustituirle en el gobierno del mundo. Se le representaba como un viejo, con una hoz en la mano, y a veces llevando un reloj de arena, simbolizando el paso del tiempo, "el Padre Tiempo que todo lo engulle". Por lo tanto, en la astrología Saturno es considerado el planeta del tiempo y del karma. El karma es la ley de causa y efecto, y se entiende que Saturno se encarga de enfrentarnos con las consecuencias de nuestros actos. Eso se presenta especialmente a los 29 años, cuando Saturno regresa por tránsito a su posición original, formando una conjunción con el Saturno natal. Es un tiempo de reflexión, cuando miramos atrás y valoramos lo que hemos hecho hasta ahora para corregir los errores y seguir hacia delante con más madurez. Saturno simboliza el pasado, la tradición, el padre, la autoridad o cualquier principio restrictivo y formador. La posición de este planeta en la carta astral indica la esfera donde tenemos que solucionar viejos problemas y superar inhibiciones y temores que provienen del pasado, incluso vidas pasadas. Por el lado positivo, Saturno representa cualidades como el sentido de responsabilidad, la constancia, el trabajo y la determinación. Representa al desarrollo del valor personal. Otorga la conciencia que la compensación es un resultado directo de un esfuerzo personal y una actitud responsable. Saturno es la sabiduría que resulta de una aplicación meditada del conocimiento. Su afinidad natural es con el signo Capricornio, aunque, junto con Urano, rige también Acuario. 

Urano
Urano, a una distancia de 2.875 milliones de kilometros del Sol, fue descubierto en 1.781, durante el período de las revoluciones norteamericanas, y en vísperas de la revolución francesa y el desarrollo revolucionario de la industrialización europea. Su diámetro alcanza unos 51.100 km, y, debido a que su órbita es cercana a los 84 años, tarda aproximadamente 7 años para transitar un signo. En la mitología, Urano es la personificación del cielo, del cual nació la Tierra, engendrada por él solo. Fue el padre de Saturno, el cual le cortó los testículos en horrible lucha por el poder. En la astrología Urano simboliza la ruptura con la tradición y el desarrollo de algo nuevo. Es un planeta que va sincrónicamente asociado con ideales de verdad, justicia, libertad, fraternidad e igualdad, así como en cualquier tendencia progresista colectiva que se enfrente con lo establecido. Urano representa también nuestra necesidad de sentirnos libres de toda atadura por responsabilidad para progresar más allá de las fronteras físicas y psíquicas hacia una nueva dimensión y realidad. Es intuición, invención y ruptura idealista. El uso apropiado indica preocupación espiritual por la sociedad humana, para que conozca la libertad del cautiverio de la ignorancia. La expresión negativa conduce a la rebelión, el fanatismo y un comportamiento excéntrico y extremista. Su posición en la carta natal revela también nuestra relación con los amigos y personas superiores. La cara oscura de Urano es la del revolucionario que por rabia destruye lo que ni siquiera sabe hacer mejor. Su afinidad natural es con Acuario. 

Neptuno
Neptuno, un planeta descubierto en 1.846 por el astrónomo berlinés Galle, se mueve alrededor del Sol a una distancia promedia de 4.497.000.000 km. Tarda casi 165 años para cumplir su órbita, y tiene un diámetro de 49.500 km. En la mitología, Neptuno o Poseidón es el dios del mar y señor de las aguas. Tiene su morada en lo más profundo del mar, donde la visión a menudo es vaga y nos encontramos en un mundo extraño y casi irreal. Astrológicamente, Neptuno simboliza las ansias de disolver los límites, que hacen del falso ego material una entidad aparte, y experimentar la unidad espiritual con el resto de la creación. Este objetivo se puede alcanzar de manera constructiva mediante la meditación, la fe y la práctica religiosa, la creatividad artística y una profunda devoción a otra persona o a una causa; o, más peligrosamente, se puede intentar lo mismo por la vía de las drogas, del alcohol o de una desafortunada entrega a las pasiones. Neptuno representa la sensibilidad y compasión, pero también simpatía inconsciente, apreciación estética, fantasía, imaginación e idealismo. La expresión negativa puede manifestarse en una actitud evasiva e irresponsable con tendencia a tomar refugio en un mundo nebuloso. Debido a que Neptuno permanece durante 14 años en el mismo signo, la interpretación a nivel individual está enfocada en la casa que ocupa y los aspectos que forma con otros planetas. Neptuno tiene una afinidad natural con el signo Piscis. 

Plutón
Plutón es, con un diámetro aproximado de 2.300 km, el planeta más pequeño que conocemos. Su descubrimiento en 1.933 señaló el comienzo de uno de los períodos más oscuros y transformadores de la historia, los inicios del nazismo y la ciencia atómica. A una distancia promedia de 5.900.000.000 km del Sol, Plutón necesita más de 247 años para cumplir su órbita. En la mitología, Plutón o Hades es el dios del mundo subterráneo reinando sobre las almas de los muertos y la fertilidad. Astrológicamente, este planeta simboliza la subconciencia y se relaciona con los cambios bruscos, la destrucción, la regeneración y transformación. Plutón causa la "des-estructuración" interna que nos impulsa inexorablemente a seguir adelante y a deshacernos de formas viejas para dejar paso a las nuevas. Es el planeta de los cambios profundos, de la transformación individual al nivel psíquico, que empieza a actuar desde lo más interno de nosotros y se mueve hacia la superficie. Debido a que Plutón permanece más de 20 años en el mismo signo, su significado se puede aplicar a generaciones enteras. Para una interpretación individual hay que analizar su posición en las casas y sus aspectos con otros planetas. Plutón, junto con Marte, es el regente de Escorpio. 

Quirón
Quirón es un cuerpo celestial relativamente pequeño que fue descubierto el 1 de noviembre de 1.977. Su órbita se encuentra entre Saturno y Urano. Quirón tarda entre 50 y 51 años para dar una vuelta completa al Sol, y debido a su trayectoria muy elíptica su permanencia en cada signo varia entre 1.5 y 8 años. En la mitología griega Quirón era un centauro, es decir mitad hombre y mitad caballo. Era curandero, astrólogo, maestro, músico y guerrero. Grandes héroes como Heracles, Aquiles y Orfeo recibieron sus enseñanzas. Debido a la situación de Quirón entre Saturno y Urano, el último planeta interior y el primer planeta exterior, muchos astrólogos consideran a Quirón como el puente entre los planetas interiores y exteriores. Es la llave que nos puede abrir la puerta del entendimiento de las energías complejas de los planetas más lejanos. En este sentido Quirón es el guía interior que ilumina la oscuridad y abre la mente a experiencias más allá de la rutina diaria. Tal vez la mejor manera de comprender el significado de este planeta consiste en estudiar su posición en la propia carta natal. Posiblemente encontraremos así algunas pistas que nos llevan a experiencias claves que transformaron nuestra forma de pensar y sentir. 

Nodos Lunares
Los Nodos de la Luna señalan aquellos puntos en el firmamento donde la órbita de la Luna alredeor de la Tierra se intersecta con la órbita de la Tierra alrededor del Sol. Éstas dos intersecciones se pueden calcular y están situadas diametralmente opuestas, formando la línea de los nodos. Ese eje nodal se mueve hacia atrás, es decir de Aries/Libra a Piscis/Virgo, a Acuario/Leo etc., tardando unos 18.5 años para moverse a través de los doce signos. El nodo lunar ascendente se llama también nodo lunar norte o cabeza del dragón, mientras que el nodo lunar descendente se denomina nodo lunar sur o cola del dragón. En la astrología india reciben los nombres de Rahu y Ketu. El significado del eje lunar está relacionado con la astrología kármica. El punto de partida es el concepto que no estamos por primera vez en la Tierra, sino que hemos acumulado experiencias en vidas pasadas. El principio de la reencarnación está ilustrado por el eje lunar, ya que el nodo descendente se refiere a nuestro pasado, mientras que el nodo ascendente muestra el futuro y la lección principal que debemos aprender en la vida presente. La suma de nuestras experiencias pasadas está contenida en el nodo sur que suele simbolizar áreas que nos son familiares. Representa hábitos que no queremos dejar por razones de comodidad, es decir el nodo sur representa el camino de la menor resistencia. Sin embargo, la tarea consiste en superarnos a nosotros mismos y ganar nuevas experiencias, las cuales pueden ser diametralmente opuestas a las anteriores, tal y como lo simboliza el signo que contiene al nodo norte lunar. 

Lilith
Lilith no es un planeta, sino un punto sensible que se puede identificar mediante determinados cálculos. Para fijar su posición en el horóscopo se contempla la órbita elíptica de la Luna alrededor de la Tierra y el eje que forman los dos puntos más lejanos de la Tierra en esa elipse. Lilith se encuentra en el eje en aquel punto que está a la misma distancia de la Tierra y del centro de la elipse. Lilith tarda unos 9 años para dar una vuelta completa a los doce signos. La historia de Lilith nos ayudará a interpretar su posición en la carta natal. Ella fue la primera esposa de Adán, pero huyó del paraíso porque no quiso someterse a él por ser mujer. Vivió cerca del Mar Rojo con demonios donde dio luz a numerosos hijos. Cuando fue encontrado por ángeles enviados por Dios, éstos le pidieron volver con Adán, pero Lilith se negó. Como castigo murieron cada día cien de sus hijos. Enloquecida, Lilith empezó a matar también; sus víctimas eran mujeres en lactancia, recién nacidos y hombres a los que mató después de seducirlos. Se dice que más tarde apareció en el paraíso en forma de serpiente para dar a Eva la manzana del árbol del conocimiento. Lilith recibe también el nombre de Luna Negra (coincidiendo con el símbolo empleado para representarla), una denominación que da alguna idea de su significado en el horóscopo. Se refiere al lado oscuro y desconocido de la naturaleza femenina. No es sólo fuente de la vida, sino también de la muerte, el dolor y la desgracia. En la astrología babilónica y asiria, Lilith jugó un papel importante, el cual fue redescubierto en los años sesenta y setenta, cuando las mujeres empezaron a luchar por su emancipación. Por ello no sorprende que especialmente las mujeres se sienten atraídas por el tema Lilith y que la mayoría de los textos interpretativos fueron concebidos por mujeres. A la luz de la psicología moderna, la posición de Lilith nos revela algo acerca de nuestros deseos ocultos, los lados reprimidos de nuestra personalidad, experiencias dolorosas y los rincones oscuros de nuestra psique. En la carta de un hombre Lilith puede señalar el tipo de mujer que le da miedo o que le puede llevar a la desesperación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada